4 de octubre de 2010

Bizcochos de Vergara




Ingredientes:
Para el bizcocho:
250 grs. de harina.
250 grs. de azúcar.
6 huevos.

Para el relleno de yema:
12 yemas de huevo.
250 grs. de azúcar.
80 ml. de agua.

Para el glaseado de azúcar:
125 grs. de azúcar glas.
tres o cuatro cucharas de agua.
unas gotas de limón.
una pizca de canela.

Elaboración:
Del bizcocho:
Rellenamos un bol de agua hirviendo y lo vaciamos, al objeto de que coja temperatura. En este bol echamos los huevos enteros y batimos hasta que esponjen, le añadimos el azúcar y seguimos batiendo un poco más. Añadimos la harina, previamente tamizada, a tandas, removiendo en forma de ochos. Cubrimos la bandeja del horno con papel vegetal y vertemos en ella la masa. Horneamos a 170º durante 25-30 minutos.

Del relleno de yema:
En un cazo ponemos el agua junto el azúcar y llevamos a ebullición hasta obtener un almíbar a punto de bola (115º-118º). En un bol batimos las yemas y le echamos el almíbar poco a poco, sin dejar de remover. Ponemos el bol al baño maría hasta obtener una crema más ligera que la crema pastelera. Al enfriar se va a solidificar, antes de que esté completamente fría rellenamos con ella los bizcochos y, con ayuda de un pincel, los pintamos por los laterales. Reservamos hasta que se solidifique la yema.

Del glaseado de azúcar:
Mezclamos todos lo ingredientes hasta la completa disolución del azúcar. Con este glaseado pintamos completamente los bizcochos.
Precalentamos el horno a 180º y los introducimos durante 4 minutos.

Precisiones:
Las recetas indican que los bizcochos de Vergara se hacen formando tiras (con ayuda de la manga pastelera) en la bandeja del horno separadas lo suficientemente entre si. Luego se recortan cada 6 cms. aproximadamente y se unen de dos en dos, rellenándolos con la crema de yema.
En mi caso he optado por extender toda la masa sobre la bandeja del horno y luego cortar las tiras y los bizcochos, que tienen unas medidas de 3x6 cms.

Igualmente para el glaseado de azúcar las recetas indican hacer un almíbar a punto de hebra. Lo he probado a hacer y me ha resultado más sencillo y rápido el simple glaseado de azúcar que indico en la receta. Eso si, es necesario utilizar azúcar glas comprado, no sirve el molido en casa.

Por último, señalar que el resultado final se logra introduciendo los bizcochos en el horno. Con esto se consigue que la crema de yema impregne todo el bizcocho.