22 de diciembre de 2010

Mantecados y polvorones

   Mantecados

   Polvorones

Ingredientes para los mantecados:
400 grs. de harina de fuerza.
200 grs. de manteca de cerdo.
200 grs. de azúcar glas.
media cucharadita de canela.
una yema de huevo disuelta en un pelin de leche.
ajonjolí.

Elaboración:
En primer lugar tostamos la harina. Para ello la vertemos sobre la bandeja del horno y horneamos a 180º hasta que adquiera un tono ligeramente marrón. Mientras se hornea removemos de vez en cuando para que el tostado sea uniforme. Dejamos enfriar, tamizamos y mezclamos con el azúcar glas y la canela molida. A continuación incorporamos la manteca de cerdo. Amasamos muy bien, hasta que adquiera una textura lisa, completamente uniforme. Cortamos con un cortapastas y pintamos con el batido de yema de huevo; cubrimos cada mantecado con el ajonjolí. Horneamos a 180º durante 20 minutos aproximadmente.


Ingredientes para los polvorones:
350 grs. de harina de fuerza.
150 grs. de manteca de cerdo.
200 grs. de azúcar glas.
50 grs. de almendra tostada molida.
50 grs. de almendra tostada en trozos.
azúcar glas para adornar.

Elaboración:
Al igual que con los mantecados tostamos la harina. Dejamos enfriar, tamizamos y mezclamos con el azúcar glas y la almendra molida. Incorporamos la manteca de cerdo y amasamos muy bien. Una vez la masa tenga una textura fina añadimos las almendras en trozos. Con un cortapastas le damos la forma y horneamos a 180º durante unos 20 minutos. Nada más salir del horno espolvoreamos los polvorones con azúcar glas.

Precisiones:
La receta base de los mantecados es del blog Asopaipas de José Manuel, si bien he reducido las cantidades más o menos a la mitad, respetando la proporción de manteca respecto a la de harina.
Los polvorones se diferencian de los mantecados en que la cantidad de harina en relación a la manteca de cerdo es mayor y llevan almendra molida.

En mi opinión para dar con la clave de esta receta hay: de un lado, amasar muy bien, si se hace con amasadora o incluso batidora de mano tanto mejor (aunque sea a tandas); de otro, dar con el tiempo justo de horneado, que como cada horno es diferente requiere de unas pruebas previas.