22 de noviembre de 2008

Polvorones



Ingredientes:
350 grs. de harina de repostería; 320 grs. a utilizar en la receta.
40 grs. de almendra cruda molida.
80 grs. de azúcar glas; admite hasta 100 grs. si os gustan más dulces.
110 grs. de manteca de cerdo ibérica.
Un chorrito de anís.
¼ cucharada de canela.
Azúcar glas para decorar.

Elaboración previa:
La tarde de antes horneamos la harina tamizada mezclada con las almendras molidas a 140º durante unos 30 minutos. Tiene que adquirir un tono ligeramente tostado. Mientras se hornea movemos de vez en cuando con la espatula. Dejar reposar hasta el día siguiente. De esta harina vamos a utilizar en la receta sólo 320 grs.

Elaboración:
Formar un volcán con la harina y poner dentro los ingredientes; mezclar bien hasta conseguir una masa suave y compacta. Introducir en el frigorífico alredor de una hora envuelta en film transparente.

Sacar del frigorífico y dejar que tome temperatura ambiente para poder manejarla; aplastarla ligeramente con la mano y alisar con el rodillo hasta que el grosor sea entre 1,5 y 2 cms.

Con el cortapastas hacer los polvorones; la masa que va sobrando juntarla de nuevo para ir haciendo más porciones hasta su total terminación. Dejar reposar de nuevo durante otra hora.

Hornear a 180º alrededor de 25 minutos. Finalmente darles un golpe de grill para que se tueste ligeramente la superficie. Retirar del horno y espolvorear con azúcar glas.




Precisiones:
Esta receta la he obtenido del blog de Su, donde esta explicada muy pormenorizadamente.
A diferencia de ella, he amasado durante más tiempo, al objeto de poder manejar la masa más fácilmente.
También he modificado la forma de horneado, es preferible que primero probéis según la receta original, donde Su explica con buen detalle este proceso.
El azúar glas lo he espolvoreado a los polvorones nada más salir del horno, cuando todavía están calientes, con ello se consigue que el azúcar quede adherido y no se desprenda.
Finalmente, señalar que es una receta muy sencilla pero que tiene su intringulis en conseguir que del proceso de amasado y, sobre todo, del horneado se obtengan unos polvorones a nuestro gusto.